CONTAGIATE DE BUENA ENERGIA

 
 

VIDEOS, BIOGRAFIAS, HISTORIAS

AQUI ENCONTRARAS LOS MEJORES VIDEOS Y LAS BIOGRAFIAS DE GRANDES ARTISTAS QUE HAN MARCADO HUELLA EN LA HISTORIA MUSICAL


Get your own ChatBox! GoLarge!
EL CANTANTE DE LOS CANTANTES - EL REY DE LA PUNTUALIDAD HECTOR LAVOE
Biografías - Héctor Lavoe
Fecha de nacimiento: 22 de septiembre de 1946
Verdadero nombre: Héctor Juan Pérez Martinez

Héctor Lavoe Héctor Juan Pérez Martínez, nacido en el Barrio Machuelo de Ponce, el 22 de septiembre de 1946, se trasladó a la ciudad de Nueva York a mediados de la década de los 60's en busca de fama y fortuna como cantante. Trabajó por algunos meses con la orquesta del percusionista Francisco "Kako" Bastar, logrando grabar como primera voz del coro en el año 1967. El disco saldría al mercado al año siguiente. Pero durante el mismo 67, se produce su unión con el trombonista y arreglista Willie Colón, que redundaría en su primer disco como cantante principal, "El malo". Héctor, con su estilo callejero y desafiante, resultaría el complemento perfecto para la música de Colón, estridente y atrevida para los puristas en la fusión de ritmos.

Héctor Lavoe De 1967 a 1973 el binomio produce discos como "La gran fuga", "Cosa nostra", "Lo mato", "El juicio" y los volúmenes de "Asalto navideño". Los mismos son de vital importancia para la solidificación de la salsa como género. Canciones como "Juana Peña", "Barrunto", "Calle Luna, Calle Sol", y "La Murga", son sólo algunos de sus éxitos. Luego de casi una década juntos, Willie, incapaz de seguir el ritmo de vida de Héctor dado a la juerga y el exceso, decide que es mejor que siga cada cual por su lado. Esto coincide con, o tal vez propicia, la estrategia a seguir por el sello Fania, de lanzar a los cantantes de más éxito como solistas, apartados de las orquestas que le dieran fama. La separación es amistosa y no definitiva, pues Colón fue el productor de varios de los álbumes más exitosos de la carrera solista de Lavoe, que comienza en 1975 con el disco "La voz". Le siguen los elepés "De ti depende" y "Comedia" que producen éxitos como "Periódico de ayer", de la autoría de Tite Curet Alonso, y la canción que por siempre le definiría "El cantante", escrita por Rubén Blades. También fue uno de los intérpretes estelares de la Fania All Stars, dando la vuelta al mundo con ellos.

Héctor Lavoe Durante los primeros años de la década de los 80's el género sufrió la pérdida de popularidad. Lavoe continuó grabando, pero su adicción a las drogas y las tragedias personales, minaron su autoestima y su claridad mental.
La muerte de su suegra y su hijo, la fractura de sus piernas al saltar por la ventana de su apartamento que se quemaba, abonaba al tormento que intentaba apaciguar a través de las drogas. Todo esto culmina en 1988.

Tras la suspensión de un concierto en Bayamón que marcaría el reinicio de su carrera en la Isla, Héctor se lanza del décimo piso de un hotel de El Condado. No logra suicidarse, quedando malherido e incapacitado de volver a cantar. Transcurre sus útlimos años en Nueva York, donde promotores se lucran presentándolo en conciertos cuando apenas podía hablar. A pesar de las ventas generadas por sus discos, Lavoe se vio en condición económica precaria. Murió en el Hospital Saint Claire el 29 de junio de 1993 de la ciudad de New York.

Héctor Lavoe Hector Lavoe es considerado el mejor sonero, después de Ismael Rivera "El Sonero Mayor". Su carisma en tarima y su don de gente fuera de ella, le ganaron la idolatría de su fanaticada, que casi le veneran como un mártir de la rumba y la calle. "Hector le podía mentar la madre a todo el mundo y el público se reía, lo malcriaron", señalo Willie en una ocasión, famoso por llegar tarde a sus compromisos, Héctor solía decir.- "Yo no llego tarde, el público llega muy temprano", en su canción "El rey de la puntualidad". Willie Colón lo describe como.- "graduado de la Universidad del Refraneo con altos honores, miembro del Gran Círculo de los Soneros, poeta de la calle, maleante honorario, héroe y mártir... por eso lo bautizaron como "El Cantante de los Cantantes". Cheo Feliciano ha señalado.- "era el niño mimado de las estrellas de Fania". Tito Curet Alonso, el decano de los compositores de salsa, asevera enfático.- "Lavoe fue un cantante "sui generis" porque nunca imitó a nadie, fue único en su clase, de la categoría de Ismael Rivera y Benny More".

En 1999, Pablo Cabrera se unió al productor David Maldonado para crear la obra "Quién mató a Héctor Lavoe". La producción, presentada originalmente por el Puerto Rican Travelling Theater, contó con la actuación estelar del sonero Domingo Quiñones.

Héctor Lavoe Domingo Quiñones fue sustituido en escena por el actor y cantante Raúl Carbonell hijo. Este último recibió aplausos por su sobresaliente caracterización. Con la llegada del año 2000, "Quien mató a Héctor Lavoe" fue respuesta en el Centro de Bellas Artes de San Juan con Quiñones, logrando todos nuevos elogios a la producción.

Según se ha anticipado, existe la posibilidad de que "Quién mató a Hector Lavoe" llegue a convertirse próximamente en una producción cinematográfica.

Videos tu.tv

BIOGRAFIA CELIA CRUZ

Ursula Hilaria Celia Caridad Cruz Alfonso, mejor conocida como Celia Cruz, nació en el barrio Santo Suárez de La Habana, un 21 de octubre de 1925, y murió el 16 de julio del 2003 en New Jersey, víctima de un tumor canceroso en el cerebro.


Sólo una mujer de primera estudia literatura con la misma pasión con la que canta en el legendario club nocturno cubano, Tropicana. Celia Cruz es una mujer de primera, que además de prepararse para dar clases de literatura y cantar en clubes nocturnos, fue locutora de radio, y estudió en el conservatorio.

Sus padres eran humildes, pero siempre la impulsaron a estudiar. La preparación rindió sus frutos. Cuando era una adolescente ganó un concurso de nuevos talentos llamado, La Hora del Té. Este concurso le abrió las puertas para incorporarse al grupo La Sonora Matancera en 1950. Fue con la Sonora que Celia abandonó el régimen castrista para dirigirse a Estados Unidos, una década después.

Desde su exilio en Nueva York fue una fiel activista contra el régimen de Fidel Castro, cuyo gobierno le negó la visa para asistir al sepelio de su padre.

"No pisaré Cuba hasta que no se vaya Fidel Castro", dijo a Univision.com en 2001.

A principios de 2003, Celia fue diagnosticada con un cáncer encefálico, del que fue operada de urgencia. Calificó su estado de salud como un descanso, porque jamás ha pensado en retirarse.

"La música es el regalo más grande que Dios me dio, a menos que él me lo quite, no dejaré de compartir esta bendición con todo el mundo", dijo.

Durante su larga trayectoria, Celia ha grabado más de cincuenta discos, ha protagonizado un papel en The Mambo Kings con Antonio Banderas y ha participado en numerosos programas de televisión y telenovelas mexicanas.

La llamada "Guarachera de Cuba", Celia Cruz, falleció en su penthouse de Fort Lee, Nueva Jersey, el 16 de julio de 2003 a los 77 años de edad, víctima del cáncer encefálico.


Sus restos mortales se trasportaron a Miami para ser velados en la Torre de la Libertad. Fueron regresados a Nueva York, donde recibieron sepultura el 22 de julio en el cementerio de Woodland, en el Bronx. Posterior a la muerte de la cantante y de su esposo, Pedro Knight, surgieron algunos problemas entre el ex-albacea de Celia, Luis Falcón, Gladys Bécquer, hermana de la facellida, y Ernestina Moracen-Knight, hija de Pedro Knight.

Según la Corte Federal en Newark, Nueva Jersey, Falcón tendrá que pagar 2,5 millones de dólares tanto a Bécquer como a Knight, por haber hacho fraude en contra de las demandantes, "Los hechos son irrefutables y constituyen una clara y convincente evidencia de que Falcón actuó con malicia y con cruel desinterés por el daño que causaría a las dos mujeres que Celia Cruz quiso beneficiar, dejándoles sus fondos en herencia", apuntó la jueza Hayden en el fallo judicial.
El ritmo incomparable de Celia se puede apreciar en el musical Celia: La Vida y Música de Celia Cruz, en esta puesta en escena se relata la manera en que la intérprete de Burundanga llegó a alcanzar el éxito internacional.
Pero la muerte no ha sido capaz de terminar con el legado musical que Celia dejó a todos los amantes de la música, y es así que actualmente se siguen escuchando con gran intencidad las canciones de esta "Reina de la Salsa".

MAS DE LA REINA RUMBA


Videos tu.tv
Celia Cruz

(La Habana, 1924 - Fort Lee, Estados Unidos, 2003) Celia Caridad Cruz Alfonso nació en el barrio de Santos Suárez de La Habana el 21 de octubre de 1924, si bien algunas fuentes señalan su nacimiento cuatro años antes, y otras en 1925, datos todos ellos de difícil comprobación dada la persistente negativa de la estrella a confesar su edad.

Segunda hija de un fogonero de los ferrocarriles, Simón Cruz, y del ama de casa Catalina Alfonso, Celia Cruz compartió su infancia con sus tres hermanos -Dolores, Gladys y Barbarito- y once primos, y sus quehaceres incluían arrullar con canciones de cuna a los más pequeños; así empezó a cantar. Su madre, que tenía una voz espléndida, supo reconocer en ella la herencia de ese don cuando, con once o doce años, la niña cantó para un turista que, encantado con la interpretación, le compró un par de zapatos.

Con otras canciones y nuevos forasteros calzó a todos los niños de la casa. Después se dedicó a observar los bailes y a las orquestas a través de las ventanas de los cafés cantantes, y no veía la hora de saltar al interior. Sin embargo, sólo su madre aprobaba esa afición: su padre quería que fuese maestra, y no sin pesar intentó satisfacerle y estudiar magisterio, pero pudo más el corazón cuando estaba a punto de terminar la carrera y la abandonó para ingresar en el Conservatorio Nacional de Música.

Mientras tanto, Celia Cruz cantaba y bailaba en las corralas habaneras y participaba en programas radiofónicos para aficionados, como La Hora del Té o La Corte Suprema del Aire, en los que obtenía primeros premios tales como un pastel o una cadena de plata, hasta que por su interpretación del tango Nostalgias recibió en pago 15 dólares en Radio García Cerrá.

Más tarde cantó en las orquestas Gloria Matancera y Sonora Caracas y formó parte del espectáculo Las mulatas de fuego, que recorrió Venezuela y México. En 1950 ya había intervenido en varias emisoras cuando pasó a integrar el elenco del cabaret Tropicana, donde la descubrió el director de la Sonora Matancera, el guitarrista Rogelio Martínez, y la contrató para reemplazar a Mirta Silva, la solista oficial de la orquesta.


Celia Cruz en 1950

A lo largo de los años cincuenta Celia Cruz y la Sonora Matancera brillaron en la Cuba de Pío Leyva, Tito Gómez y Barbarito Díez; del irrepetible Benny Moré, del dúo Los Compadres, con Compay Primo (Lorenzo Hierrezuelo) y Compay Segundo... La Cuba de Chico O’Farril y su Sun sun babae, la de La conga de los Habana Cuban Boys, la de Miguel Matamoros con su Mamá, yo quiero saber de dónde son los cantantes, la de Miguelito Valdés con su Babalú... Celia aportó su Cao Cao Maní Picao y se convirtió en un éxito, y otro posterior, Burundanga, la llevó a Nueva York en abril de 1957 para recoger su primer disco de oro.

Celia Cruz se había ganado ya varios de los apodos y títulos con que quisieron distinguirla. Fue la Reina Rumba, la Guarachera de Oriente y, desde las primeras giras -por México, Argentina, Venezuela, Colombia...-, la Guarachera de Cuba.

Era la Cuba corrupta y bullanguera de Fulgencio Batista. Cuando el dictador se vio obligado a refugiarse en la República Dominicana ante el triunfo de los castristas, el 1 de enero de 1959, la orquesta tuvo que andar otros caminos. Según la cantante, desde entonces soportaba mal que le dijeran qué y dónde tenía que cantar. El 15 de julio de 1960 la banda en pleno consiguió el permiso para presentarse en México y, una vez allí, en parte impulsada por el agravamiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, decidió no regresar.

Después de un año de aplausos en la capital azteca, Celia Cruz se mudaba a Estados Unidos y sellaba su primer compromiso para actuar en el Palladium de Hollywood. Si bien declaró en aquellos días «he abandonado todo lo que más quería porque intuí enseguida que Fidel Castro quería implantar una dictadura comunista», su furibunda militancia anticastrista nació después, a partir del 7 de abril de 1962, cuando supo de la muerte de su madre y no pudo entrar en la isla para asistir al entierro. Llegó a confesar incluso que estaba dispuesta a inmolarse haciendo estallar una bomba si con ello hacía desaparecer «al Comandante».

Tres meses después, el 14 de julio de 1962, Celia Cruz se casó con el primer trompetista de la orquesta, Pedro Knight, quien a partir de 1965, en que ambos dejaron la Sonora, se convirtió en su representante. Celia Cruz inició su trayectoria como solista junto al percusionista Tito Puente, con el que grabó ocho álbumes. Los jóvenes hispanos de Nueva York la descubrieron en 1973 en el Carnegie Hall, cuando integraba el elenco de la «salsópera» Hommy, de Larry Harlow.


Celia Cruz en un concierto de 1997

Posteriormente, participó en un legendario concierto grabado en vivo en el Yanquee Stadium con The Fania All-Stars, un conjunto integrado por líderes de grupos latinos que grababan para el sello Fania. Ya era famosa en 1974, cuando grabó el disco Celia & Johnny con el flautista dominicano Johnny Pacheco, considerado el primer clásico del género.

Desde entonces, el éxito fue una constante en centenares de conciertos coreados por un público entregado al grito de su Bemba colorá. Esa voz electrizante, su alegría contagiosa y el llamativo vestuario fueron pronto una bandera de identidad de los inmigrantes. Ella, a su vez, terminó por asumir el rol de estandarte del anticastrismo.


Celia Cruz en la entrega de los Grammy del 2000

Como tal, Celia Cruz quiso dejar su impronta también en el cine, y participó como actriz -ya lo había hecho varias veces como cantante- en Los reyes del mambo (1992) y Cuando salí de Cuba (1995), porque ambas películas reflejaban historias de los primeros exiliados cubanos, en parte cercanas a la suya. Aunque la suya fue única, y así lo entendieron los miles de compatriotas que desfilaron ante sus restos despues de que falleciese el 16 de julio de 2003, a los setenta y ocho años de edad, en Miami y Nueva York, donde recibió sepultura.

También los cubanos de la isla, pese a la prohibición oficial de su música después de más de cuarenta años, reconocían su valor de guarachera universal, la más grande embajadora musical de Cuba. Pocos días después de su fallecimiento fue homenajeada por sus compañeros de profesión en la gala de entrega de los Grammy latinos.

«¡Azúcar!» era su potente grito infeccioso, la contraseña de apertura y cierre de sus conciertos y la clave para hacerse entender en todo el mundo. Difícilmente alguien ha bailado más -y ha hecho bailar más- que esta cubana de sonrisa contagiosa y persistente que conquistó adeptos de todas las latitudes a lo largo de más de cincuenta años de exitosa trayectoria. Cantante de guarachas, danzones, sones y rumbas en sus comienzos, Celia Cruz siempre estuvo abierta a nuevas experiencias que la llevaron a abordar otros ritmos y a unirse a proyectos en principio arriesgados para una artista consagrada.

Así se erigió en la imagen distintiva de la salsa con orquestas como las de Tito Puente, Willie Colón, Ray Barretto o Johnny Pacheco, y así llegó a cantar incluso rock o tango, y a unir su poderosa voz a la de intérpretes tan dispares como el británico David Byrne, el rumbero gitano Azuquita, el grupo argentino Los Fabulosos Cadillacs, los españoles Jarabe de Palo y el rapero haitiano Wyclef Jean, además de improvisar duetos con sus amigas Lola Flores y Gloria Estefan, y con Dionne Warwick o Patti Labelle.

Enfundada en sus fastuosos y extravagantes vestidos, tocada con pelucas imposibles y encaramada sobre esos zapatos únicos de alto tacón inexistente, Celia Cruz conservó hasta casi el último momento una vitalidad insólita. Feliz con su flamante Grammy al mejor álbum de salsa por La negra tiene tumbao, en el verano de 2002 celebró su 40º aniversario de matrimonio con una fiesta que le organizó la cantante Lolita Flores en Madrid.

En noviembre, durante un concierto en el Hipódromo de las Américas de México, D. F., empezó a perder el control del habla. Al regresar a Estados Unidos se sometió a la extirpación de un tumor cerebral, pero al final no hubo remedio. Aun así, el 13 de marzo apareció por última vez en público cuando la comunidad latina le tributó un homenaje en el teatro Jackie Gleason de Miami, que ella rogó que no fuera como una despedida. Se sentía optimista y con fuerzas. Por esos días, entre febrero y marzo, grabó un último disco que no llegó a ver editado, Te entrego el alma.

FRANKIE RUIZ - LA LEYENDA

Frankie Ruiz

(Nombre artístico de José Antonio Terresola Ruiz; Paterson, Nueva Jersey, 1958 - Nueva Jersey, 1998) Cantante estadounidense de ascendencia puertorriqueña, uno de los más populares intérpretes del género conocido como salsa romántica durante la década de 1980.

Su carrera artística estuvo tristemente marcada por problemas de alcohol y drogas que finalmente desembocaron en el contagio del virus del SIDA y en su prematuro fallecimiento a la edad de cuarenta años.

Frankie Ruiz fue un artista precoz: con tan sólo siete años ya se subía a los escenarios y con trece grababa su primer álbum, acompañado de Charlie López y su orquesta. En 1974 se trasladó junto a su madre a Puerto Rico, donde pasó a ser vocalista de varios conjuntos locales, entre ellos La Moderna Vibración. A partir de 1977 formó parte de una de las bandas punteras de salsa, La Solución, dirigida por Roberto Rivera; con esta formación sacó al mercado dos discos: Frankie Ruiz y la Solución (1977) y Orquesta La Solución (1979), obteniendo considerable éxito con temas como La Vecina y La Rueda.

Tras abandonar La Solución, se unió a la orquesta de Tommy Olivencia, con la que grabó Primer concierto de la Familia TH (en referencia la firma discográfica TH-Rodven) en 1981, Un Triángulo de triunfo (1981) y Tommy Olivencia (1983), e interpretó uno de los temas más emblemáticos de la salsa romántica: Lo Dudo, incluido en el álbum de 1984 Celebrando otro aniversario.

Su voz, cálida y suave, resultaba ideal para la interpretación de este tipo de canciones, a medio camino entre la balada-pop y la salsa tradicional, de forma que a principios de los años ochenta se convirtió en abanderado de la nueva corriente musical junto a otros cantantes de origen puertorriqueño como Eddie Santiago y Lalo Rodríguez; en su vida personal, sin embargo, comenzó a sumergirse en una espiral autodestructiva a causa de la adicción a las drogas y el alcohol.

En 1985 emprendió su carrera en solitario con Solista pero no sólo, un álbum que alcanzó las primeras posiciones en las listas de ventas de música latina y obtuvo el premio Latin Award de Mejor Disco de 1986. La cota de su fama subió aún más en 1987 gracias a ¡Voy Pa'Encima!, un trabajo discográfico que le valió ser elegido artista del año en la categoría de Salsa / Música Tropical por la prestigiosa revista Billboard y que incluyó éxitos como el que daba nombre al álbum, Mi Libertad, Ironía y, en especial, Desnúdate mujer, un tema que le abrió las puertas de toda América (incluidos los Estados Unidos) y de Europa, particularmente en España, donde realizó sucesivas giras estivales en el periodo 1987-1991.

Sin embargo, la fama y el éxito no hicieron más que acrecentar sus problemas de drogodependencia y alcoholismo, a lo que se añadió en 1988 una condena judicial por posesión de crack que le mantuvo en prisión durante más de un año. A pesar de estos graves problemas, su carrera artística continuó con brillantez en los años noventa: los discos Más grande que nunca (1990), Puerto Rico soy tuyo (1993) y Mirándote (1994) le devolvieron a las primeras posiciones de las listas latinas.

Con Tranquilo (1996) obtuvo un nuevo premio de Billboard en el apartado de música latina. En 1998, apenas un mes después de grabar un último trabajo, Nacimiento y Recuerdos, y de presentarlo en concierto en el Madison Square Garden el 11 de julio de ese año, una cirrosis hepática acabó con su vida.
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one